Cáritas La Rioja atendió en 2018 a 3.259 personas, benefició a 6.567 y destinó 253.301 euros a ayudas económicas directas

18 Jun 2019

Cáritas La Rioja, en 2018, atendió de forma directa a 3.259 personas, benefició a un total de 6.567 personas y computó 36.001 respuestas. “Se mantiene en grandes líneas el número de personas atendidas (en 2017 fueron 3.484), aunque sí podemos hablar de un descenso en el número de beneficiarios (8.233 beneficiarios en 2017) debido a que cada vez más respondemos con recursos de desarrollo e integración de la propia persona, no tanto del núcleo familiar (aunque pertenezcan a él). Nos referimos a programas como los dirigidos a capacitar laboralmente o al acompañamiento a personas mayores, entre otros”, ha señalado Juan Antonio Meléndez, coordinador de Cáritas La Rioja.

En datos, comenzando por el pilar fundamental en la atención de Cáritas como son sus 59 acogidas parroquiales, en 2018 se ofreció atención a 2.075 personas, con un total de 5.383 beneficiarios y 16.518 respuestas dadas. “De esas 2.075 personas, 386 acudían por primera vez a solicitar ayuda. Es decir, asistimos a una cronicidad de la pobreza, pero también sigue haciéndose visible la vulnerabilidad en nuevas familias. Y es una pobreza joven, ya que la mitad de las personas atendidas se mantiene en la franja de 25 a 44 años, con rostro mayoritariamente femenino (66%). Una mujer que, en este caso de acogida parroquial, sí que viene a solicitar ayuda para toda la familia”, ha explicado el coordinador general de la entidad social.

Por cuantías económicas, en total se destinaron 130.738 euros a ayudas monetarias directas en las acogidas parroquiales. “Si a esta cifra le añadimos las becas del Fondo de Solidaridad (ayudas económicas vinculadas a planes formativos), podemos afirmar que en 2018 Cáritas La Rioja facilitó 253.301 euros en ayudas económicas directas. Con respecto al reparto de estas ayudas, el mayor gasto continúa siendo relativo a vivienda (la partida de alquileres e hipotecas aumenta un 30%), pero descienden las referentes a suministros o educación, que ya cuentan con ayudas públicas. Esto confirma que cuando hay políticas sociales públicas de protección (renta de ciudadanía, bono energético o libros de texto gratuitos, por ejemplo), podemos prescindir de estas cuantías de inversiones en necesidades básicas y centrarnos en promover la salida de la pobreza de esa persona de otra forma más integral. Sería bueno que las políticas públicas se centraran ahora en el derecho a la vivienda, promoviendo por ejemplo el alquiler social y los arrendamientos especiales”, ha resaltado Juan Antonio Meléndez.

Informe FOESSA

Estos datos ofrecen un avance de lo que será el Informe Sobre Exclusión y Desarrollo Social en La Rioja, que ha elaborado este año la fundación FOESSA por primera vez en La Rioja y que se hará público en torno a la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el 17 de noviembre. “En este informe se constata el carácter determinante de la vivienda en las dinámicas de exclusión social, así como el desempleo y la precariedad laboral que provocan la consolidación del llamado ‘trabajador pobre’ y la mayor exposición a la exclusión social que padecen las familias con hijos”, ha explicado el coordinador general.

Si bien es cierto que en La Rioja la situación es mejor que en el conjunto del España, también se observa que las personas que estaban en situación de exclusión severa han sufrido un enquistamiento en esa situación y son muchas las personas que conforman lo que el informe denomina “sociedad insegura”: personas que se mueven en “el filo de la navaja” y que intuyen que “ante una eventual sacudida, en una nueva crisis, su sostén económico se quebraría”. “Según el VIII Informe FOESSA, la parte de la sociedad que vive en una situación acomodada muestra cierta fatiga de solidaridad. Precisamente, ese es uno de los objetivos de Cáritas y de esta memoria que hoy hacemos pública: invitar a la sociedad riojana a no bajar la guardia y a demostrar, como ha hecho en otras ocasiones, que es una sociedad solidaria. Como dice la campaña que pusimos en marcha a principios de 2016, Cáritas fue necesaria ayer, es necesaria hoy y, lamentablemente, lo seguirá siendo mañana”, ha recalcado Juan Antonio Meléndez.

Programas diocesanos

La acción de Cáritas La Rioja tiene su base en las acogidas parroquiales, pero no se limita solo a ellas. Desde la Diocesana se desarrollan diferentes programas dirigidos a conseguir que las personas vulnerables puedan hacer valer sus derechos y salgan de la situación de necesidad que les rodea. Así, Cáritas La Rioja desarrolla su labor en torno a cuatro ejes o áreas: Acción Social, Integración Social, Desarrollo Institucional y Comunicación Cristiana de Bienes.

Dentro del Área de Acción Social destaca el programa de Atención Primaria, que da soporte a las distintas acogidas parroquiales y tiene como objetivo acoger a las personas que llegan con necesidad. En esta área se encuentra también el Fondo de Solidaridad, iniciado por el obispo de la Diócesis en 2009 para paliar las necesidades de las personas más vulnerables a través de becas económicas de formación y que en 2018 atendió a 62 personas, sumando en total 160 beneficiarios, con una inversión de recursos que ascendió a 122.562 euros. Dentro del Área de Acción Social, Cáritas La Rioja también desarrolla un programa de vivienda donde dispone de alojamientos temporales en Logroño, Igea, Calahorra y Haro, de los que se beneficiaron 38 personas. Y en esta área se encuentra también el Centro Unificado de Reparto de Alimentos, del que en 2018 se beneficiaron 1.026 familias.

En el Área de Integración Social se trabaja con talleres parroquiales donde se ofrece formación y en los que 838 personas obtuvieron ayuda para favorecer su inserción, pero también en 2018 se puso en marcha el Centro de Formación Virgen de la Esperanza, creado juntamente con Fundación Cáritas Chavicar para potenciar la capacitación profesional de las personas atendidas. En 2018 se ofrecieron dos cursos, un certificado profesional en “Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales” y otro ocupacional de empleo doméstico. “En total se beneficiaron 30 personas y es solo el comienzo. En estos momentos, nuestros esfuerzos están dirigidos a desarrollar este tipo de acción que ofrezca una salida laboral a personas que, de otra manera, lo tendrían muy complicado. La formación es una herramienta vital para salir de la pobreza y por eso ha nacido este proyecto conjunto de formación”, ha explicado José Luis García Verde, secretario general de Cáritas La Rioja.

También se ofrece acompañamiento a personas mayores (488 en 2018). Y desde esta área también se realiza la atención a personas sin hogar (416 participantes en 2018). Por último, dentro del Área de Integración Social, destaca el CEOSIC (Centro Educativo de Orientación y Seguimiento para la Inclusión Comunitaria), que prestó atención en 2018 a 50 personas; y el servicio de Asesoría Jurídica, donde en 2018 se registraron 33 consultas en Logroño y 20 en Calahorra.

El Área de Desarrollo Institucional se configura a través de la animación, la formación y en torno al mayor pilar de Cáritas, sus voluntarios. En concreto, la entidad cuenta con 875 voluntarios. “Nuestros voluntarios siguen siendo eminentemente mujeres y la edad se sitúa a partir de 45 años. Aunque también hemos creado un grupo específico para trabajar con voluntariado joven al que animamos a participar a todos los que tengan sensibilidad por ayudar al prójimo. Para todos los voluntarios, todo nuestro agradecimiento. Sin ellos nada sería posible”, ha subrayado García Verde.

Con el objetivo de promover la justicia, Cáritas La Rioja trabaja, a través del Área de Comunicación Cristiana de Bienes, en diferentes frentes: sensibilización, incidencia y denuncia social. En 2018 se realizaron un total de 127 acciones de sensibilización invitando a la sociedad en general, y a la comunidad cristiana en particular, a activar el compromiso individual y colectivo como eje transformador de la sociedad. En el plano de incidencia, la entidad trabaja en red con otras entidades y plataformas. Así, forma parte de EAPN La Rioja, de la Plataforma del Tercer Sector en La Rioja, la Red de Protección Social de La Rioja, la Mesa de la Pobreza o Iglesia Unida por el Trabajo Decente, entre otras.

 Balance económico y Día de la Caridad

En el cómputo económico, en 2018 Cáritas La Rioja invirtió 1.345.884 euros (un 24% más que en 2017) gracias, en su mayoría, a la generosidad de los riojanos: el 87% de los ingresos proviene de socios, colectas, donativos y herencias. “De estos ingresos, el 72% llegaron desde el apartado de herencias, algo que agradecemos porque nos permiten cubrir el ejercicio (sin las herencias recibidas Cáritas habría cerrado 2018 con un déficit de más de 400.000 euros), pero no podemos olvidar que son puntuales. Por eso necesitamos que estos donativos se estabilicen a través de las cuotas periódicas como socios”, ha incidido el coordinador general de Cáritas La Rioja.