La Jornada Regional de Cáritas Aragón-La Rioja congrega a cerca de 350 agentes en su 30 aniversario

16 Abr 2024

  • Desde nuestra región se desplazaron 25 personas, entre ellas, voluntarios, técnicos y el director de la entidad, José Andrés Pérez
  • Esta jornada se ha consolidado como un importante punto de encuentro donde compartir experiencias con el fin de enriquecer el quehacer diario de cada una de las diocesanas y de las personas que las componen

El pasado sábado, 13 de abril, cerca de 350 agentes (entre personal voluntario y contratado) de las siete Cáritas Diocesanas que integran Cáritas Aragón-La Rioja (Barbastro-Monzón, Jaca, Huesca, Tarazona, Teruel-Albarracín, Zaragoza y La Rioja) se reunieron en la Ciudad Escolar Ramón Pignatelli, en Zaragoza, para participar en la 30ª edición de la Jornada Regional de Encuentro y Formación de Cáritas Aragón-La Rioja.

La Jornada, titulada «Construyendo juntos caminos de fraternidad”, estuvo presidida por don Ángel Pérez Pueyo, obispo responsable para Cáritas Aragón-La Rioja y por el presidente de Cáritas regional Pedro A. Melero Villalba. Junto a ellos, presidieron también el acto los otros siete directores de las Cáritas diocesanas convocantes (Ámparo Tierz, de Cáritas Barbastro-Monzón; Marcos Lera, de Cáritas Jaca; Felipe Munuera, de Cáritas Huesca; Mª Dolores Esteras, de Cáritas Tarazona, Juan Marco, de Cáritas Teruel, Carlos Gómez, de Cáritas Zaragoza, y José Andrés Pérez, de Cáritas La Rioja). Don Carlos Escribano, arzobispo de Zaragoza, don Vicente Rebollo, obispo de Tarazona, don Vicente Jiménez, administrador apostólico de las diócesis de Huesca y Jaca, asistieron también al acto en esta 30ª edición. Asimismo, se contó con la presencia de la secretaria general de Cáritas Española, doña Natalia Peiró.

Con motivo del 30 aniversario, se realizó una ofrenda de flores a la Virgen del Pilar y se celebró una Eucaristía en el altar mayor de la misma basílica, misa presidida por el arzobispo de Zaragoza, don Carlos Escribano.

Esta jornada, a lo largo de sus treinta ediciones, se ha consolidado como una cita muy importante para todas las Cáritas de Aragón y La Rioja. Se celebra, anualmente, para compartir e intercambiar experiencias con personas de otras Cáritas, con el fin de enriquecer el quehacer diario de cada una de las diocesanas y de las personas que las componen. Además, es un momento de convivencia, formación y reflexión sobre la labor general que desarrolla Cáritas en su entorno.